Jalea de membrillos

Poner en una olla de acero de fondo grueso cáscaras y carozos con semilla de membrillos frescos y maduros, bien lavados. La cantidad mínima necesaria es 1/2 kg.

Cubrir con agua, dos cm por encima de las cáscaras, agregar el jugo de medio limón y poner a hervir durante 40 min a fuego medio con la olla tapada.

Colar el resultado con un colador bien finito o un paño limpio de algodón, peresionando un poco las cáscaras y los carozos para que salga todo el líquido. Dejar aparte las cáscaras y los carozos.

Mezclar el jugo obtenido con azúcar de caña (750 gr de azúcar por litro de jugo o la proporción equivalente) y poner la mezcla a hervir a fuego bajo durante otros 40 min, revolviendo cada tanto con una cuchara de madera y retirando la espuma que sube a la superficie con una espumadera, para que la jalea quede cristalina.

El color resultante debe ser rojizo medio oscuro.

Envasar en caliente en frascos previamente esterilizados, dejar enfriar y tapar.

La jalea de membrillo queda muy bien sobre tostadas con manteca o crema de leche batida espesa.

También te puede interesar...

Artículos populares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *